Que conocemos como la Contaminación lumínica…

Gracias por compartir!!

DEFINICIÓN.

Según el Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Barcelona, se entiende por contaminación lumínica la emisión de flujo luminoso proveniente de fuentes artificiales de luz en intensidades, direcciones y/o rangos espectrales donde no es necesario para la realización de las actividades previstas en la zona alumbrada.
Para la Oficina Técnica para la Protección del Cielo (OTPC) del Instituto de Astro física de las Islas Canarias, la contaminación lumínica es el brillo o resplandor de luz en el cielo nocturno producido por la reflexión y difusión de la luz artificial en los gases y en las partículas del aire debido al uso de luminarias inadecuadas y/o excesos de iluminación. El mal apantallamiento de la iluminación exterior envía la luz de forma directa hacia el cielo en vez de ser utilizada para iluminar el suelo u otras superficies para las cuales se diseñó dicha instalación.

 EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA.

buo

La contaminación lumínica impacta de forma directa o indirecta en el ecosistema ya que altera el comportamiento de especies de flora y fauna que realizan sus principales actividades naturales durante la noche, como por ejemplo especies de ranas, búhos, luciérnagas o tortugas.

Asimismo tiene un impacto importante en el consumo energético ya que los sistemas de iluminación exterior, requieren de energía eléctrica para producir la luz. Esto a su vez tiene una implicación económica.

 

En el ámbito de la seguridad vial se tiene una disminución de la misma por una inadecuada iluminación la cual puede provocar accidentes de tránsito. Además el paso de zonas eficientemente iluminadas a otras más iluminadas provoca deslumbramientos y pérdida momentánea del control de la conducción. Se debe recordar que muchas de las actividades relacionadas con el tráfico naval y aéreo dependen de la señalización nocturna para la realización de diferentes maniobras las cuales se pueden ver obstaculizadas por una inadecuada iluminación exterior. Igualmente afecta la observación e investigación astronómica de observatorios y astrónomos aficionados.

deslumbramiento conductor
Imagen declaracion de la defensa del cielo nocturno
mujer durmiendo

A nivel social y cultural se puede mencionar que el exceso y la  mala calidad de la iluminación exterior tienen consecuencias importantes y que no han de ser obviadas; como la modificación (desaparición) del paisaje natural nocturno. Hay que preservar la oscuridad de la noche de acuerdo a la declaración universal de los derechos de las generaciones futuras de la UNESCO: "Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro". Más recientemente en la “Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas”, La Palma, 20 de abril de 2007, se dice: ”El derecho a un cielo nocturno nítido y a la capacidad de observar el firmamento debe considerarse como un derecho equiparable al resto de los derechos medioambientales, sociales y culturales, atendiendo a su incidencia en el desarrollo de los pueblos y en la conservación de la biodiversidad”.

Otro aspecto es la llamada “luz intrusa” es decir, la luz indeseada del exterior que entra en nuestras casas por causa del uso de luminarias inadecuadas o por carteles o vallas publicitarias. Los efectos de esta intrusión en la privacidad tienen importantes consecuencias de carácter psicológico. Las actuales condiciones de contaminación lumínica tienen gran incidencia en los programas de investigación astrofísica y en la planificación de los emplazamientos de los observatorios astronómicos.

A partir de la promulgación de la “Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas” en el 2007 en todas las normativas que se han creado a nivel de municipios en países de Europa, Asia y América, para regular la iluminación exterior de los espacios públicos se ha incorporado de forma obligada un capítulo referente a la contaminación lumínica. Dichas normativas tienen los siguientes ámbitos de actuación:

  • Alumbrado urbano: (cascos urbanos de ciudades): ciudades y núcleos de población grandes o muy grandes. Incluye el alumbrado de calles y viales para vehículos, peatones, plazas, parques, urbanizaciones de viviendas localizadas en el núcleo urbano, etc.
  • Alumbrado de cascos urbanos de pueblos: núcleos de medio o bajo poblamiento. Generan dichos espacios problemas y situaciones similares al apartado anterior pero de menor escala.
  • Alumbrado de zonas residenciales: esto es urbanizaciones y núcleos de población no urbanos. Aunque por afiliación estarán insertos en algún municipio principal, sus características (lejanía de núcleos urbanos, baja densidad de población etc.) les confiere unas características especiales. Principalmente presentaran incidencia el alumbrado peatonal y el correspondiente a la iluminación de accesos a las viviendas.
  • Alumbrado de vías: carreteras y caminos principalmente de uso vial. El correcto alumbrado de estas es de vital importancia para la seguridad vial.
  • Alumbrado especial: fachadas, iluminación ornamental, monumentos, etc. Aunque por lo general pertenecerán a núcleos urbanos, requieren un tratamiento especial.
  • Alumbrado privado: alumbrado interior de las viviendas, así como el de terrazas y jardines particulares. El alumbrado interior es el que menos incidencia tiene en la parte visible de la contaminación luminosa, no así en su incidencia el aspecto derivado del exceso de consumo.

En otra oportunidad hablaremos de los tipos de contaminación lumínica y qué aspectos se deben tomar en consideración para reducir sus efectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *